Imprimir

Cursos Babies

Para el curso 2016-2017, volvemos a ofrecer los cursos BABIES. Van dirigidos a bebés de 1 y 2 años.

¿Por qué?

En principio, todos los niños, cuando nacen, tienen desarrolladas las mismas habilidades para poder oír y expresarse en todos los idiomas. Sin embargo, pasados unos meses y antes de cumplir muy pocos años, estos niños entienden y empiezan a hablar idiomas distintos según la zona del mundo donde han nacido. Y no solamente esto. Si no que, además, unos niños no pueden entender o emitir ciertos sonidos que otros niños sí son capaces de distinguir.

Cojamos unos sencillos ejemplos. Comparemos un niño español y un niño francés. En principio nada les diferencia cuando nacen y, sin embargo, en poco tiempo, un niño francés tendrá muchas dificultades para pronunciar la “rr” española y un niño español pronunciará con dificultades la “r” francesa.

Si cambiamos de continente, ¿cómo explicamos que los chinos no sean capaces de diferenciar la “r” de la “l” y que para un español, por ejemplo, esto no suponga ningún problema?

Y, sin ir más lejos, ¿por qué es diferente la pronunciación de un niño inglés de la de un español o cómo es posible que hablando el mismo idioma, el acento de un norteamericano sea diferente del de un inglés? Lo mismo ocurrirá con un español y, por ejemplo, un argentino.

La influencia del entorno es fundamental a la hora de aprender un idioma. En resumidas cuentas, su hijo o su hija recibirán su influencia durante los primeros meses de su vida y la huella que dejará esta influencia será profunda a la hora de entender y expresarse.

 

Frecuencias de los idiomas                                                                                                                                                                  

Sea a tan corta edad o en cualquiera otra, la tarea consiste siempre en aumentar la sensibilidad auditiva hacia las frecuencias de la nueva lengua, es decir, hacia sus nuevos sonidos y ritmos. Se puede conseguir con un buen entrenamiento de la escucha, ya que las lenguas son muy diferentes en todo, especialmente en sus bandas o anchos de frecuencia, es decir, en sus recorridos sonoros. Por ejemplo, el inglés prefiere los sonidos agudos (entre 2000 y 12000 hertz); el español, los graves (cima en 1800 hertz). Las lenguas francesa y alemana también tienen oídos muy diferentes.

frecuencias idiomas

¿Qué podemos hacer?

Aunque el entorno no es nada favorable ya que, alrededor del niño, se hablará fundamentalmente español, podemos evitar que el oído del niño se cierre totalmente a unos sonidos cuya frecuencia es distinta. Para conseguirlo, debemos empezar muy pronto y debemos ser perseverantes.

Lo que haremos en clase, lo completaremos con ejercicios que se realizarán en casa.

La aportación de los familiares de los niños será, también, muy importante.

Con nuestro programa de trabajo, con las clases impartidas por las profesores que han desarrollado el sistema y con el granito arena que pondrán los propios familiares en casa, podremos conseguir que el sistema auditivo de los más pequeños siga siendo receptivo a sonidos diferentes de su propio idioma, favoreciendo así, en un futuro muy breve, un aprendizaje más fácil del inglés. 

Cursos para niños

girl

Miren nuestra oferta y encuentren el curso para su hijo/a    

Curso babies

Yoquiero