Imprimir

El Ferial y la Feria

El edificio ferial, conocido popularmente como La Sartén, construido en el siglo XVIII y con diversas modificaciones hasta nuestros dias, es un claro ejemplo de arquitectura manchega, adaptada a una actividad comercial, siendo Albacete la única ciudad que posee un recinto destinado a ese fin.

Durante muchísimo tiempo, lo más importante de la Feria ha sido el aspecto comercial, pero éste ha quedado relegado a un segundo plano y ha dejado su lugar a la fiesta.

Con el paso del tiempo, al contar los organizadores con una mayor participación ciudadana, la Feria se ha ido enriqueciendo, siendo en la actualidad más rica en ofertas y más participativa.

En el programa, múltiples y diversas actuaciones y certámenes.

A finales de agosto, los Festivales de Albacete constituyen la primera manifestación de lo que va a ser la gran fiesta: La Feria. El nombramiento de los manchegos, la cabalgata de apertura, competiciones deportivas de todo tipo, exposiciones, charlas, conferencias, teatro guiñol, bailes populares, desfiles, charangas, corridas de toros...En fin, de todo un poco y para todos los gustos.

A lo largo del paseo que nos conduce al recinto ferial se instalan carruseles, bares, tiovivos, tómbolas, teatrillos e infinidad de atracciones que hacen las delicias dechicos y mayores. Dentro del recinto ferial se pueden ver exposiciones de todo tipo, casetas de asociaciones, verbenas, espectáculos infantiles, y se instalan los diferentes servicios de atención al ciudadano que, en estas fechas, se desplaza a los aledaños de la Feria, para vivir este gran acontecimiento anual.