Imprimir

Catedral

La catedral de Albacete es la iglesia más importante de la ciudad. Esta se comenzó a construir hace casi cinco siglos; aunque las últimas obras realizadas han sido bastante recientes. La fachada principal, de la foto de la izquierda se terminó de construir en 1945 y la portada lateral, se hizo en 1960 y es de estilo neorrománico.

Pasemos dentro y, desde allí, sigamos la historia de la Catedral. Vamos a entrar por la puerta principal, al final de la escalinata de entrada, y observamos que se trata de la parte más moderna, la que se ha hecho en el siglo actual.

Ya dentro, y después de echar un rápido vistazo al espacio, nos detenemos en las impresionantes columnas que llaman nuestra atención. El fuste es acanalado y termina en un capitel de gran belleza, por lo que forma un conjunto admirable y de la mejor calidad del arte renacentista en España. Estas columnas son de estilo jónico.

Por la izquierda, nos dirigimos hacia la cabecera; al fondo se encuentra la puerta de la sacristía. Entramos en ella para situarnos en los primeros tiempos de su construcción; no se sabe con exactitud quien fue el arquitecto que realizó el primer proyecto conforme al cual se construiría esta parte. Las pinturas de esta sacristía son originales de aquel siglo XVI, de estilo manierista, muy frecuente entonces.

Saliendo de la sacristía a la izquierda, nos encontramos la capilla de la Virgen de los Llanos, patrona de la ciudad. Vale la pena mirar los cuadros del retablo, cuyo autor es denominado "Maestro de Albacete", que los pintó en aquel mismo siglo. Desde esta capilla miramos al fondo para observar hasta dónde se construyó en el siglo XVI. Hasta el segundo par de columnas se edificó y ahí se cerraron las obras.

Las tres naves que contemplamos al elevar la vista están a la misma altura, lo que es propio del estilo renacentista. Renacentistas son también algunos retablos que se conservan en las capillas.

La cabecera y en la parte posterior. Son la partes que se hicieron o rehicieron hace menos tiempo. A partir de 1921 y hasta 1960 se hacen los ventanales del ábside principal y el nuevo altar de mármol blanco, a la vez que se termina de cerrar la iglesia.

Antes de salir por la puerta principal, echemos un vistazo a la capilla del Nazareno, donde vemos una reja del siglo XVI, que es la más importante de todas las que cierran las capillas de este templo.